Buscar

Login

Asociación de Fabricantes Europeos de Suelos Laminados
EPLF Umwelt & Ökologie

Medio ambiente y ecología

Hecho de madera sostenible: el suelo laminado se hace teniendo en cuenta toda su vida útil, utilizando materiales naturales, generando bajas emisiones de fabricación y proporcionando soluciones fáciles de reciclaje y eliminación

El suelo laminado está hecho en un 80 % de productos naturales y consiste en su mayoría en madera, una de las materias primas sostenibles y renovables de nuestro planeta, lo que lo convierte en un producto ligero de recursos e incluso reciclable. Y eso no es todo. El suelo laminado tiene una superficie firme y sellada que evita evita la penetración de polvo y suciedad. Esto caracteriza a los suelos laminados por ser higiénicos y fáciles de conservar, lo que puede aportar importantes beneficios a los alérgicos.

Producción ecológica
El laminado se produce de forma ecológica sin la adición de pesticidas, compuestos orgánicos de cloro o metales pesados peligrosos. Gracias a las avanzadas técnicas de producción, el suelo laminado participa de todo el impacto ambiental positivo de los productos de madera. Pero el laminado va más allá y puede contribuir a minimizar los residuos: el material de debilitamiento de los bosques y los restos de madera de los aserraderos pueden utilizarse para fabricar el tablero de fibra de madera, lo que reduce aún más el impacto ambiental.

Los sellos de aprobación reconocidos verifican el origen de las maderas utilizadas. Además, se garantiza que para proteger la salud humana y el medio ambiente, todos los componentes de los productos cumplen con la REACH, el estricto Reglamento europeo relativo a las sustancias químicas.

Actuar de manera previsora y conservar la naturaleza.
Los suelos laminados se componen principalmente de fibras de madera y de madera obtenida de pulpa, es decir, el papel. Como la madera se encuentra entre las materias primas renovables, los suelos laminados están considerados como un producto especialmente cuidadoso con los recursos.

Fabricación controlada
La producción de suelos laminados cumple con los más altos requisitos ambientales. Los suelos laminados se fabrican en modernas instalaciones de producción que están sujetas a estrictas normas sobre emisiones y medio ambiente, teniendo en muchos casos sus ciclos energéticos y térmicos propios. Como resultado, el suelo laminado tiene todo el impacto ambiental positivo de los materiales de madera.

La conciencia ambiental
La madera utilizada para hacer suelos laminados proviene principalmente de bosques nacionales que están gestionados de forma sostenible, minimizando las exportaciones de madera. El proceso de producción no solo utiliza troncos, sino también residuos de madera de los aserraderos, por lo que en cierta medida los suelos laminados ya son un producto de reciclaje.

¿Formaldehído? ¿Sí? ¿No?
El formaldehído es un componente natural de la madera que también se encuentra en la resina de melamina. Por eso, al igual que cualquier producto de madera maciza, el suelo laminado también contiene formaldehído. Sin embargo, no existe ningún riesgo para la salud: el formaldehído que se contiene en la resina de melamina queda unido de forma indisoluble a la estructura de la resina cuando esta se endurece y por eso no puede liberarse al aire ambiente.

Los mismos valores medidos que la madera en su estado natural
Numerosas mediciones documentadas de suelos laminados han dado como resultado valores de emisión que cumplen los límites de emisiones para el formaldehído en la madera natural y se encuentran así por debajo de los valores límite establecidos legalmente. Los suelos laminados contaminan con sustancias olorosas y dañinas igual o menos que la madera el aire interior de un edificio.

Las DMP confirman un buen equilibrio ecológico 
Los suelos laminados convencen por su excelente equilibrio ecológico gracias a valores enormemente positivos en consumo de energía primaria y potencial de calentamiento atmosférico. Este tipo de suelo también muestra sus fortalezas en la calidad del aire interior. Prueba de ello lo dan fundadas declaraciones medioambientales de productos «DMP» (EPD, Environmental Product Declarations). Las DMP proporcionan un argumento contundente a favor de los suelos laminados para aquellos que desean elegir un suelo nuevo con impacto medioambiental y sostenibilidad, ya sea para uso privado o público comercial.

 

El año 2009, EPLF e.V. fue una de las primeras asociaciones del sector de revestimiento de suelos en poner en marcha el desarrollo de las declaraciones medioambientales de productos (DMP) y preparar así el camino hacia una mayor transparencia y seguridad en los productos para el consumidor final. Los arquitectos y los diseñadores cuentan ya con una calidad medioambiental certificada: en el edificio se emplean productos para el acabado interior que presentan un buen equilibrio ecológico y se pueden certificar en DMP (declaraciones medioambientales de productos) específicas.

 

Más información: DMP para suelos laminados (PDF)

 

Más información: Informe medioambiental WKI Braunschweig (PDF)

Producción ecológica: sin adición de plastificantes, pesticidas, compuestos organoclorados o metales pesados dañinos.

Fácil de reciclar

El suelo laminado se produce teniendo en cuenta su ciclo de vida completo. Convertido en un residuo inofensivo al final de su vida útil, el laminado es fácil de reciclar y eliminar. El laminado es un material residual completamente inofensivo que no daña ni a las personas ni al medio ambiente. No hay necesidad de deshacerse del viejo suelo como un residuo especial. 

Impacto ambiental cero
Los suelos laminados se pueden extraer fácilmente gracias a las bien diseñadas uniones clic. La eliminación es también sencilla: los tablones o los restos del suelo se pueden eliminar sin problemas junto con la basura doméstica. Las grandes cantidades o los suelos retirados completamente deben llevarse mejor directamente al punto limpio o de reciclaje.

No es residuo tóxico
El laminado se considera basura voluminosa y se puede llevar a un punto de reciclaje de materiales o térmico. Los suelos laminados usados no son, por tanto, residuos tóxicos caros de eliminar. Por el contrario, en teoría usted mismo puede incinerar el suelo laminado porque está compuesto principalmente de madera y no emite ninguna sustancia dañina. En tal caso, respete obligatoriamente las disposiciones locales.

No lo elimine, recíclelo
El laminado contribuye a construir una economía más circular. Ahora hay nuevos procesos que permiten el reciclaje parcial del suelo laminado. Una vez descompuesto en virutas, la mayor parte del material puede devolverse al proceso de producción.

Ir hacia arriba