Buscar

Login

Asociación de Fabricantes Europeos de Suelos Laminados

Preguntas frecuentes

Lo que siempre ha querido saber...
Haga clic en Preguntas frecuentes para encontrar respuestas sobre las cuestiones más importantes sobre los suelos laminados. Si no encuentra una respuesta a sus preguntas es posible que se trate de una pregunta especial. En tal caso, póngase en contacto con su asesor especializado o con el fabricante.

 

¿Se llama laminado o suelo laminado?

La forma correcta es suelo laminado. Laminado (del latín, lamina, capa) significa: capas comprimidas entre sí. Los laminados se utilizan por ejemplo también en la industria del mueble. En el lenguaje colonial se ha impuesto el nombre de laminado para indicar suelo laminado.

¿Cómo se puede reconocer la calidad de un suelo laminado?

Durante la compra debería tenerse en cuenta que el suelo esté marcado en el embalaje con la clasificación según EN 13329 y el marcado CE. Estos suelos laminados han sido sometidos a numerosas pruebas con el fin de verificar su idoneidad para su uso diario y ofrecen una alta calidad. El logotipo de EPLF «Quality and innovation made in Europe» también representa calidad probada. 

El marcado CE es sinónimo de seguridad: 
El famoso marcado CE es un etiquetado de productos según el Derecho de la UE creado para proteger a todos los consumidores finales de Europa. La regulación correspondiente garantiza que un producto solo pueda llegar al mercado si cumple las disposiciones de todas las directivas aplicables de la UE. En cuanto a los suelos laminados, se establecen sobre todo requisitos exigentes en comportamiento de emisiones e inflamabilidad, así como en resistencia al deslizamiento.

Las diferentes clasificaciones significan calidad
Los suelos laminados puestos en circulación en Europa deben marcarse según la norma europea (EN) 13329 con símbolos protegidos, la denominada clasificación. Estos símbolos ofrecen información sobre la capacidad de carga y, por tanto, sobre los campos de aplicación recomendados para un suelo. Para un control conforme a las normas, el producto se somete a pruebas continuas estandarizadas que garantizan una seguridad de alta calidad. 
Clasificación

¿Cómo se coloca el suelo laminado?

Lo esencial en la colocación de un suelo laminado es el tipo de sustrato. ¿Está lo suficientemente plano y seco? En los solados es necesario aplicar la denominada barrera cortavapor. Esta impide que cualquier humedad residual salga del suelo hacia arriba. Una lámina de PE, por ejemplo, como las que se venden en las tiendas para este fin, es excelente como barrera cortavapor. Además, es necesario una capa separadora para reducir el ruido de los pasos. El suelo laminado se puede colocar no solo sobre solado, sino también sobre el suelo viejo disponible, como por ejemplo madera, piedra, cerámica, plástico o similares. En tal caso deben observarse obligatoriamente las especificaciones del fabricante.

Los suelos laminados modernos con sistema clic se colocan muy fácilmente. Se colocan primero dos o tres hileras. El primer panel de una hilera debería tener una longitud mínima de 40 cm y asegurar con cuñas las distancia necesaria con la pared de 10 mm. Después hay que calcular cómo obtener el ancho de la habitación. Los paneles de la última hilera no deberían tener menos de 5 cm de ancho, es decir, si es necesario hay que acortar los paneles de la primera hilera. A continuación, enganchar todos los paneles hasta que el suelo quede colocado. La superficie de colocación del laminado no debería exceder los 8-10 m de longitud o anchura; de lo contrario coloque una junta de dilatación. Una vez que el suelo está totalmente colocado, ponga los listones. Dependiendo del sistema, unos van atornillados y otros enganchados.

¿Se puede colocar suelo laminado también sobre moqueta?

Según las especificaciones del fabricante, las moquetas no son sustratos adecuados porque la capa de felpa de la moqueta cede mucho bajo el peso. Precisamente en los sistemas de clic, las uniones pueden estar sometidas a cargas extremas. Póngase en contacto en cada caso con el fabricante del suelo laminado.

¿Es posible colocar suelo laminado sobre baldosas?

Si la superficie de la baldosa está convenientemente nivelada y se cumplen los requisitos del sustrato para suelos laminados (ver más arriba), entonces en principio es posible. Las irregularidades o variaciones en altura presentes en la superficie de la baldosa se pueden compensar con una base aislante  Póngase en contacto en cada caso con el fabricante.

 

¿Se puede colocar suelo laminado sobre un suelo radiante?

Los suelos laminados se pueden colocar también sobre suelos radiantes de agua caliente si se instalan correctamente. El suelo laminado ofrece una buena resistencia a la transmisión del calor y permite que el suelo radiante de agua caliente funcione de manera especialmente eficiente. Sin embargo, la base aislante debe ser adecuada para el suelo radiante y la resistencia a la transmisión del calor no debe ser demasiado elevada en ningún caso. 

En el caso de los suelos radiantes eléctricos es necesario que el suelo laminado sea el apropiado. La temperatura máxima de la superficie del suelo laminado colocado debe superar los 26 grados Celsius, pues de lo contrario se producirían desagradables dilataciones en las juntas y abultamientos. Consulte también en cada caso al fabricante. En general, la colocación de suelo laminado sobre suelo radiante eléctrico precisa de un asesoramiento técnico.

¿Es obligatorio colocar el suelo laminado en una dirección determinada?

La apariencia visual del conjunto compuesto por cada uno de los paneles del suelo laminado viene determinada por la dirección de colocación en la habitación y varía en función de la incidencia de la luz y de la línea de visión. La dirección de colocación puede influir en la apreciación subjetiva del tamaño de la habitación, es decir, en el espacio percibido. Por lo tanto, se recomienda colocar el suelo laminado siempre en la misma dirección y con idéntica incidencia de la luz.

 

¿Qué tamaño deberían tener las juntas de los bordes y las juntas de expansión?

La superficie de los elementos del suelo laminado pueden cambiar en función de los cambios climáticos. En consecuencia, es preciso mantener las juntas de los bordes básicamente con un mínimo de 10 mm o más anchas según las especificaciones del fabricante o proveedor, y en función del tamaño de la superficie.

Debe haber siempre un espacio entre la unidad de superficie total obtenida de cada elemento de suelo laminado y todos los componentes de construcción fijos a su alrededor (paredes, marcos de puertas, cables de alimentación, pilares, etc.), es decir, una junta de borde que deje margen de maniobra suficiente a la superficie laminada para que se mueva sin entrar en contacto con dichos componentes de construcción fijos.

El suelo laminado se comba. ¿Qué se puede hacer al respecto?

Cuando el suelo laminado se arquea (se comba), la mayoría de las veces es porque el suelo no tiene espacio suficiente para desplazarse un poco más. Normalmente esto es el resultado de un error en la colocación, por ejemplo cuando no se ponen juntas de dilatación o estas son demasiado estrechas. Si usted es un buen profesional puede proceder de la siguiente manera. De lo contrario, póngase en contacto con su instalador de suelos laminados.

  1. Retire todos los rodapiés (también los rieles de transición) y compruebe que el suelo laminado presente una junta entre estos y todas las paredes.
  2. Si hay colocado un tope de puerta, asegúrese de que no presiona el suelo laminado y de que hay suficiente espacio alrededor del tornillo de fijación del tope (siempre se perfora un orificio a través del laminado, aprox. 20 mm, y luego se fija el tope al solado.
  3. Comprobar todos los tubos de la calefacción cuando estos pasan a través del laminado y del solado. El suelo laminado necesita espacio aquí también para desplazarse.
  4. No atornille piezas (p. ej. pies para radiadores) directamente sobre el suelo laminado que se unan al solado.
  5. Si el suelo laminado toca en una parte de la pared, corte aprox. 1 cm con una sierra de juntas de expansión de sombra. Las demás partes deben trabajarse a mano con un formón de carpintero afilado.
  6. Una vez que el suelo laminado se haya «liberado» en todos los puntos, se volverá a aplanar normalmente pasados 1 o 2 días.
  7. Como regla general es recomendable actuar rápidamente, pues de lo contrario existe el riesgo de que el suelo sufra daños permanentes.
¿Se necesitan materiales de base para el suelo laminado?

Los tablones laminados, la base y el sustrato deben verse como un sistema completo de suelo. Incluso un suelo laminado de alta calidad puede solo demostrar sus ventajas si la base funciona bien como parte del sistema. 

La base forma una interfaz entre el suelo laminado y el sustrato, y cumple funciones importantes, como por ejemplo asegurar que la instalación se pueda realizar de manera profesional igualando las irregularidades puntuales del subsuelo y reduciendo la carga sobre los tablones en el punto de conexión por el método clic. La base ofrece protección duradera a todo el sistema de suelo frente al desgaste de las pisadas diarias o, por ejemplo, al impacto de objetos que caen y también frente al desgaste a largo plazo de muebles pesados. También puede funcionar como barrera efectiva contra la humedad residual de construcción. Finalmente, la base correcta optimiza las propiedades del suelo laminado en cuanto al aislamiento acústico o a los requisitos térmicos.
  
No es infrecuente que las bases inadecuadas por los errores de instalación constituyan una causa posterior de reclamación. La elección de la base correcta prolongará la vida del sistema de suelo laminado y optimizará su rendimiento en general.

¿Porque debe instalarse siempre una barrera cortavapor?

Los fabricantes recomiendan utilizar siempre una barrera cortavapor (lámina PE con recubrimiento de aluminio) para proteger el suelo laminado de la humedad proveniente del subsuelo. Esto es especialmente importante para habitaciones sin sótanos y edificios nuevos.

¿Se puede sustituir un panel de suelo laminado?

Los profesionales son capaces de sustituir los elementos de suelo laminado muy dañados de tal modo que resulta imposible detectar diferencias visuales con respecto a la superficie total. Existen equipos especiales de succión para elevar (succionando) los paneles individuales y sacarlos del suelo, tras lo cual se puede insertar el panel nuevo. Para reparar partes del suelo que presentan daños menores se ofrecen kits de reparación individuales.

¿De qué está hecho el suelo laminado?

El suelo laminado está hecho en más de un 80 por ciento de madera: fibras de madera, en ocasiones virutas de manera y pulpa derivada de la madera (papel). Los derivados de la madera se encuentran en las tres capas del suelo laminado: 1 papel decorativo + recubrimiento
(= capa de desgaste), 2 Placa de apoyo, 3 Capa estabilizadora. A excepción de la placa de apoyo, cada una de estas tres capas está impregnada con una resina sintética (entre otras, resina de melamina) 
y están prensadas a alta presión y a alta temperatura sobre la placa de apoyo. Los recubrimientos fabricados con resina sintética se llevan utilizando desde hace décadas en la producción de muebles de cocina y laboratorio, equipos de oficina y construcción de tiendas. Son materiales de alta calidad, resistentes al desgaste y seguros para uso alimentario con excelentes propiedades de conservación y limpieza: los suelos laminados tienen una superficie cerrada en la que no puede penetrar el polvo ni la suciedad. Por eso son extremadamente higiénicos, fáciles de mantener y especialmente adecuados para los alérgicos.

Los suelos laminados con certificado UE se fabrican principalmente con materias primas renovables totalmente libres de plastificantes. Los componentes principales de los tablones son las fibras de madera y la pulpa obtenida de la madera en forma de papel especial de alta calidad. 

Los sellos de aprobación reconocidos verifican el origen de las maderas utilizadas. Además, se garantiza que para proteger la salud humana y el medio ambiente, todos los componentes de los materiales cumplen con la REACH, el estricto Reglamento europeo relativo a las sustancias químicas. 

La madera está clasificada como recurso renovable, por eso el suelo laminado está considerado producto amigable con el medio ambiente y es sostenible, es decir, incluso puede reciclarse.

Composición del producto

 

¿Emite formaldehido el laminado? ¿Es perjudicial para el medio ambiente?

Como cualquier producto basado en la madera, el suelo laminado contiene formaldehido, una sustancia que se puede encontrar en el ambiente natural y que también es producido por el cuerpo humano y puede liberarse posteriormente al aire ambiente. Sin embargo, la cantidad de las emisiones posibles es muy baja y está dentro de «los niveles básicos normales» del aire ambiente, según un informe del Fraunhofer Wilhelm-Klauditz-Institut für Holzforschung (WKI) con sede en Braunschweig. Esto es comparable con los niveles de emisiones de la madera natural y se encuentra muy por debajo del valor límite legal permitido de 0,1 ppm (= 0,12 mg/m3 de aire), en denominado valor E1. En este contexto, los suelos laminados pueden utilizarse incluso en espacios sensibles como habitaciones de niños o guarderías, afirma el WKI.

Informe medioambiental de WKI

¿Cómo se elimina el suelo laminado? ¿Se puede reciclar?

La eliminación no presenta ningún problema. Los restos de la instalación y otros componentes se pueden eliminar junto con la basura doméstica. Por el contrario, los suelos que es preciso retirar en su totalidad, deben llevarse directamente al punto limpio. Como los suelos laminados están compuestos en más del 80 por ciento de madera, también se pueden incinerar sin problemas como se hace con otros productos de madera. Los suelos laminados son incluso reciclables gracias a nuevos procesos técnicos. El 85 por ciento de la masa de un suelo laminado se puede deshacer en virutas o fibras y reintegrar así al proceso de fabricación. Se pueden emplear incluso como sustratos de cultivo para la agricultura y la horticultura.

¿Qué revestimientos decorativos existen para los suelos laminados?

Se dispone de los revestimientos decorativos más diversos. Las decoraciones que reproducen la madera son muy populares, al igual que los recubrimientos que imitan la piedra y las baldosas. Todo es posible. Ya sea haya, roble olmo, aliso, cerezo, nogal o teca, prácticamente todos los tipos de madera se pueden reproducir fielmente con los métodos de impresión disponibles. Los recubrimientos decorativos en suelos laminados se aproximan cada vez más a sus modelos de la naturaleza: se hace posible así prácticamente «sentir» casi la estructura de la madera en el tablón de suelo laminado. Para piedra y baldosa existe, por ejemplo, el mármol, el grafito, la pizarra o el travertino, y los recubrimientos que reproducen la piedra son hoy más auténticos que nunca, con o sin juntas. Además de la madera y la piedra existe un gran número de recubrimientos decorativos de fantasía.

¿Es higiénico el suelo laminado?

El suelo laminado es extremadamente higiénico debido a su superficie cerrada. La superficie, compuesta por un material especialmente duro (resina de melamina), impide la penetración de la suciedad y las bacterias en el suelo. Pero el suelo laminado no solo es higiénico, sino también extraordinariamente duradero. Sobre un suelo laminado es posible apagar un cigarrillo sin que la superficie sufra daños. La gran capacidad de resistencia del suelo es uno de los motivos por los que el laminado se utiliza en el sector comercial, en grandes almacenes, estudios de fitness, etc. En casa también es posible disfrutar de las propiedades de este suelo, por ejemplo, en la escalera o en la habitación de los niños.

 

¿Qué cuesta un suelo laminado?

El suelo laminado se ofrece en un amplio rango de precios. Como ocurre para todos los productos, para los suelos laminados también se aplica la máxima «You get, what you pay for» (usted recibe la calidad por la que ha pagado.) En otras palabras: cuanto mejor sea la calidad y el equipamiento del suelo, más elevado será el precio. Un suelo laminado con aislamiento acústico integrado y acabado repelente al agua por los bordes (protección especial de bordes contra la penetración de la humedad) es seguramente más caro que un suelo laminado sencillo que carece de estas características adicionales y que resulta mucho más económico. Sin embargo, tenga cuidado con los productos baratos. Compruebe que cumplan con los estándares mínimos, como la Norma sobre suelos laminados EN 13329.

¿Cómo sé cuál es el suelo laminado adecuado para mí?

En primer lugar, compruebe el campo de aplicación del suelo. ¿Lo necesita para el dormitorio, el salón, las escaleras interiores? Obviamente el suelo de las escaleras interiores está sometido a una carga distinta al de, por ejemplo, el dormitorio. Para tener en cuenta debidamente estas diferencias se han establecido en la Norma sobre suelos laminados EN 13329 las denominadas clasificaciones. 
Las clasificaciones indicadas en el embalaje del producto informan sobre la resistencia del suelo laminado. Las clases 21-23 están indicadas para el uso doméstico; las clases 31 a 34 son adecuadas para áreas comerciales. Cuanto mayor sea el número, más carga puede soportar el suelo.

En el hogar se utilizan tres clases: 21 = uso moderado (p. ej. dormitorio), 22 = uso normal (p. ej. salón), 23 = uso intensivo (p. ej. escaleras interiores). Estas categorías están indicadas con pictogramas en el envase del producto. 

¿Cómo es el mantenimiento de un suelo laminado?

El polvo y la suciedad se pueden retirar de forma rápida y fiable con una escoba o, para los suelos duros, con un aspirador. Límpielo en húmedo de vez en cuando con un paño bien escurrido. Procure que no penetre agua en las juntas. Como la placa de soporte del suelo laminado está hecha de madera, podrían producirse dilataciones desagradables en las juntas. Adicionalmente, añada al agua un limpiador para suelos laminados, que puede encontrar en cualquier tienda. ¡Importante! ¡No utilice en ningún caso cera para suelo o abrillantador! No se adhieren a la superficie impregnada en cera del suelo laminado y producen feas manchas, estrías y líneas.

Folleto de limpieza

¿Qué es una DMP y qué significa para los suelos laminados?

Los suelos laminados convencen por su excelente equilibrio ecológico gracias a valores enormemente positivos en consumo de energía primaria y potencial de calentamiento atmosférico. Este tipo de suelo también muestra sus fortalezas en la calidad del aire interior. Prueba de ello lo dan fundadas declaraciones medioambientales de productos «DMP» (EPD, Environmental Product Declarations). Las DMP proporcionan un argumento contundente a favor de los suelos laminados para aquellos que desean elegir un suelo nuevo con impacto medioambiental y sostenibilidad, ya sea para uso privado o público comercial. 

Las DMP son concedidas por el IBU (Institut Bauen und Umwelt e.V.) de Berlín y son utilizadas principalmente por arquitectos y proyectistas como un documento importante y fundamental para la construcción sostenible. Los avances técnicos hacen necesario actualizar las DMP regularmente.

Estas incluyen la siguiente información:
Las DMP documentan las propiedades ecológicas de los productos de construcción, creando así una base de datos fiable para la evaluación de edificios desde el punto de vista ecológico según DIN EN 15978 (Sostenibilidad de edificios, evaluación de la calidad medioambiental de los edificios, métodos de cálculo). Las declaraciones medioambientales de productos contienen información sobre el uso energético y de recursos, así como sobre el grado en que un producto contribuye en ciertas circunstancias al efecto invernadero, la acidificación, la superfertilización, la destrucción de la capa de ozono y la formación de contaminación atmosférica urbana. También incluyen información sobre las características técnicas necesarias para evaluar el «rendimiento» del producto de construcción en el edificio, como la vida útil, el aislamiento térmico y acústico o el impacto sobre la calidad del aire interior.

En 2009, EPLF e.V. fue una de las primeras asociaciones del sector de revestimiento de suelos en poner en marcha el desarrollo de las declaraciones medioambientales de productos (DMP) y preparar así el camino hacia una mayor transparencia y seguridad en los productos para el consumidor final. 
Desde entonces, de conformidad con ISO 14025 ha habido DMP de muestra con vigencia a nivel internacional para productos elaborados por los miembros de la asociación EPLF. 

Enlace a la DMP de EPLF e.V.: 
IBU e.V.  
http://bau-umwelt.de/hp3621/Bodenbelaege.htm (consultar en EPLF)

Ir hacia arriba